Galletas de Tahini

5.2.18


Buenos días, ¿qué tal ha ido la semana?
Aquí hemos tenido la tercera nevada de la temporada y la cosa ha dejado de ser tan divertida como cuando nevó en diciembre. En esa ocasión hacía años que no veía nevar y me hizo gracia la cosa, me pasé todo el día sacando fotos e incluso salí al patio con sólo el uniforme de clase. 


Esta vez se me ha hecho más duro y es que aunque me encanta el frío desde que estoy aquí vivo con frío constantemente y ahí es cuando más noto la diferencia de edad con la gente de clase.
Yo soy la primera a la que le encantan los pantalones rotos, en Barcelona y en Lanzarote los usaba mucho, pero aquí en Vitoria no los uso apenas. ¿Quién se pondría unos pantalones rotos cuando estamos a dos grados?


Mientras yo me paso el día con tantas capas de ropa que parezco una cebolla y con calcetines de nieve la gente de mi clase va con pantalones rotos y encima tobilleros. ¿Tener tanto frío es una señal de que me estoy haciendo mayor?
Ya os he contado anteriormente que últimamente estoy tomando mucho hummus y es que desde que no paro quieta estoy intentando ser más consciente de lo que como y el hummus me quita el hambre a la vez que es sano. 


En Londres lo compraba preparado de una marca ecológica y me gustaba mucho, pero aquí lo preparo yo en casa. La cantidad de tahini que se necesita es muy poca y al final acabo haciendo de más así que he buscado recetas donde usarlo para que no se ponga malo. El tahini para quienes no lo sepáis es simplemente una pasta de sésamo, se puede comprar ya hecho, pero es muy fácil de preparar en casa.


Ingredientes (12 unidades)
  • 90 g de azúcar
  • 100 g de mantequilla pomada
  • 120 g de tahini
  • 1/2 cucharadita de pasta de vainila
  • 15 ml de nata
  • 200 g de harina
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 30 g de sésamo
  • Precalentamos el horno a 170º
  • Si el tahini es casero es lo primero que prepararemos. En una picadora ponemos 130 g de tahini con dos cucharadas de aceite. Lo picamos hasta tener una pasta homogénea.
  • Batimos la mantequilla pomada con el azúcar hasta tener una crema blanquecina.
  • Añadimos la nata y la vainilla.
  • Incorporamos el tahini.
  • Añadimos la harina, el sésamo y la canela. Mezclamos con una espátula lo justo para tener una masa homogénea.
  • Hacemos bolitas más o menos iguales y aplastamos. Las colocamos sobre una bandeja de horno con papel vegetal y horneamos unos 15 minutos, dependerá del tamaño de las galletas.
  • Una vez frías conservamos en un recipiente hermético.


Feliz semana :)


4 comentarios:

  1. ¡¡Hola Marta!! Lo primero que he pensado precisamente, de la moda de hoy en día, es en los pantalones tobilleros y con calcetines de estos de verano, que ni se ven, pero sí deja al descubierto toda la carne. ¡¡Qué frío!! Y es que por mí, usaría calcetines hasta en verano, ja, ja. Bueno, muchas veces me pongo las zapatillas de deporte, precisamente para ponerme calcetines en verano. Yo que sé, cada uno tiene su termostato, y por lo visto, el mío, es bastante bajo.
    En Valencia, se viste un poco distinto que en otras zonas, el que haga calor casi siempre, tiene parte de culpa. Recuerdo que unas chicas de allí, se fueron a estudiar a Cuenca, y un jueves que salieron de fiesta, pues que se vistieron como cuando salen de fiesta por Valencia. Me dijeron que en la vida habían pasado más frío. Yo me moría de la risa, pues conozco muy bien las dos ciudades, y sus climas extremos. Siempre que viajo a algún sitio, lo primero que hago, es mirar el tiempo, ¡¡con lo friolera que soy yo!!
    Imagino el sabor tan intenso que tienen estas galletas, a mi me encanta ese sabor tan peculiar del tahini, está muy rico, y empleado en unas galletas, ¡¡riquísimo!! Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Marta entiendo perfectamente lo que dices. Aquí también ha nevado por segunda vez (en realidad tercera pero una fue tan leve que casi ni cuajó y no la cuento) y yo estoy hasta el moño de nieve. Además es un caos para ir al trabajo, dejar a la nena en la guardería y todo lo que se te pueda ocurrir. Mira que a mí me gusta el frío, pero la nieve en Sierra Nevada por favor.

    Yo antes iba más liviana de ropa también, será que con la juventud la sangre hierve más pero ahora llevo un montón de capas. No será cuestión de edad, sino de termostato como te dice Isabel, y tú tranquila que cada cual viste como le da la gana y hay una ropa para cada época del año. Vamos a mí es que ni se me ocurre ponerme pantalones cortos en invierno ¿estamos locos o qué?

    Tus galletas me han encantado ¡guardadas quedan!

    Por cierto ¿qué tal con el carné de conducir?

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  3. aix, pues a mi el humus no me gusta nada!! :(

    yo soy friolera, lo he sido desde siempre y en eso no te puedo ayudar jajaja me da un poco de envidia lo de la nieve, aunque me cansa rápido cuando hay nieve, eso de resbalar todo el rato y el frío que hace... ademas aquí se colapsa todo!!

    las galletas tienen una pinta buenísima! Yo también compro en Veritas, me gusta mucho! Y por lo menos tienes certeza de que la comida es de mejor calidad que en el super normal.

    Por cierto, lo que me preguntabas de los insertos de las agendas, pues en principio quiero hacerlos yo misma y colgarlos en el blog!! aunque aun no he tenido tiempo de ponerme a hacerlos... :(

    un besito guapa!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Marta!
    Tienen buena pinta, creo que me animaré a prepararlas.
    En cuanto al frío......yo no soy friolera, pero en Barcelona llevamos unos días también con nieve y mucho frío. Esta mañana tenía el coche super helado!!!
    Un besazo guapa

    ResponderEliminar

Ya sabéis la ilusión que hacen lo mensajes y yo no iba a ser menos.
Me encanta leer vuestros comentarios y siempre que pueda los contestaré.
¡Muchas gracias por pasaros y comentar!
Un beso :)